[Manage]

[Return]
Posting mode: Reply
Nombre
Correo
Asunto
Funciones
Mensaje
Archivo
Embebido   (pegar YouTube URL)
Password   (para borrar archivos)
  • Soporta archivos tipo s are JPG, PNG, GIF y WEBM.
  • Maximo de archivo soportado es 6 MB.
  • Genera imagenes de 250x250 para la vista previa.
  • Currently 631 unique user posts.
[ lo que sea ][ Art ] [ blog ]

File: 1413005778542.jpg–(?.?KB., 1600x1200, Foto0736.jpg)
No.482
Buenas noches. Con la esperanza de no abandonar este hilo como el anterior e intentar encender nuevamente mi fogata de motivación para escribir y quizá dibujar, aquí voy otra vez.

Comenzaré con un relato en primera persona que inventé cuando, en una convención, una persona me pidió que le inventara un cuento con un final triste.

"Te voy a contar algo. Algo que no sé si sucedió realmente. Solo han quedado vagos trazos en mi mente de lo sucedido. Y cada vez que intento levantar un pedazo de tales recuerdos, siento un vacío terrible. Porque verás, siento que alguna vez, yo conocí a un ser maravilloso en verdad.

Sucedió hace ya algún tiempo, cuando yo aún tenía la energía y las ganas de explorar lugares recónditos, escondidos a plena vista, donde los corazones ciegos de la gente anestesiada por los medios de comunicación no los pueden distinguir. Una casi invisible desviación en un camino en el cerro, por donde los ciclistas bajaban a toda velocidad. Pasando las ruinas de antiguos muros de piedra y ladrillo, la erosionada base de un bebedero para caballos, un viejo aljibe y un lienzo de alambre de púas corroído… Ahí encontré una vez más el cauce de un arroyo seco donde yo gustaba de arrojar mis pensamientos al aire, mientras tomaba un refrigerio escuchando el ulular del viento. Sin embargo, ese día sentí un fuerte impulso de llegar donde nadie había llegado. Y así comencé una larga caminata.

>Continúa en la respuesta siguiente
¨ No.486
leyendo
¨ No.489
1413007158399.jpg–(?.?KB., 1600x1200, Foto0741.jpg)
Después de escalar dos muros de roca de algunos metros de alto, ver algún venado e insectos que parecían ser de rubíes o zafiros, encontré el primer signo de haberme alejado lo suficiente. Unas lianas entrelazadas curiosamente bloqueaban el paso, como si de una puerta se tratasen. Emocionado por el verdor renovado de la vida vegetal en ésta zona recóndita, aparté el ramaje y seguí mi camino. Hubo dos o tres obstáculos más de este tipo, y detrás de cada uno, la vida parecía cobrar más fuerza; tal era el espectáculo de música de los insectos y aves combinado con el espectro multicolor a mi alrededor, que podría atribuirlo a la magia. Fue aquí, que después de unos segundos, sentí una mirada clavarse en mi nuca. Raudo, me dí la vuelta, sólo para ver un destello blancuzco y dorado escapando a lo largo de lo que fuera el riachuelo en tiempos pasados. Dudé de mi vista; juraría que nadie se acercaba a tal zona en éstos tiempos. Comencé a caminar siguiendo el luminoso espectro, que constantemente se detenía a cerciorarse de mi presencia, hasta que logré arrinconarle en una pequeña caverna. El ente erró al decidir su camino, y ahora, no tenía escapatoria. Fue aquí donde pude percatarme de su aspecto por completo. Ignorante yo, que poco sabía que este encuentro dejaría una cicatriz permanente en mi vida.

Su apariencia era definitivamente algo más allá de lo descomunal. Humanoide, pero ni siquiera describirle como celestial le haría justicia. Al principio, no supe qué hacer. Cuando mis ojos se ajustaron al brillo que emanaba de su piel, pude notar que en su rostro se veía reflejado terror. Como si yo me tratase del más horrendo y sanguinario monstruo.

>Continúa, ignoro cuál sea el límite de texto.
¨ No.490
1413007686097.jpg–(?.?KB., 1600x1200, Foto0739.jpg)
Cuando pude recuperar la cadencia de mis pensamientos, mi atención se tornó hacia el miedo de la criatura femenina frente a mí. Como si de un animal se tratase, opté por colocarme en cuclillas, dejar de mirarle directamente, y despacio extendí mi mano cual si la ofreciera a un cachorro. Por el rabillo del ojo pude notar primero una sacudida, luego una mirada de interés, y por último, un lentísimo avance hacia mí. Sin moverme, esperé su reacción, haciendo a un lado la idea de que pudiera atacarme ahora que me ofrecía en una posición indefensa. Mi pulso aceleró, y dejé de respirar lo más que pude; tras longevos momentos de incertidumbre, un toque delicado aterrizó en mis dedos. Volví mi vista hacia su rostro, y ahí, por un momento, perdí mi agarre sobre mi ciega y frágil realidad.
¨ No.491
1413008264365.jpg–(?.?KB., 700x700, Nature.jpg)
Fue una experiencia comparable a minúscula escala sólo con visitar un país completamente distinto al tuyo. De pronto, yo pude ver a esa chcia frente a mí claramente. Entendí dónde había entrado. Supe de dónde salí. No puedo describírtelo con nuestras simples y monótonas palabras. Imagina que todo lo que sabías hasta ese momento era mentira, y que tus sueños eran solo una pizca de lo que yo pude experimentar. Mi mente se había abierto al universo real y abandonado la realidad gris donde había existido hasta entonces.

Ella se percató de todo, cual si leyera un libro abierto. Algo debió haber visto en mí, que su miedo se disipó. Envolvió mi mano en la suya por completo y se acercó más para conversar sin usar ningún lenguaje. Apenas recuerdo que ella se veía feliz. Al parecer, ya no estaría sola al encontrar a alguien que no temía a lo desconocido. Y yo aún procesaba todo lo que pasaba por mi mente recién abierta. Tanto, que no pude pensar en qué pudo hacerle a ella abrir ampliamente sus ojos nuevamente, mirando detrás de mí, hasta que me giré lentamente. Era otra persona, apuntando a mi espalda con una escopeta.
¨ No.527
Me gustó la historia, moar!
¨ No.528
1413091397722.jpg–(?.?KB., 1023x757, TandeVlad.jpg)
Me disponía a traducir el prólogo de mi historia "Sol & Luna", la cual pueden encontrar (en inglés) en mi cuenta de DeviantArt (mexandrew @ DA) ya que no me sentía muy inspirado esta noche. Sin embargo, de la nada sentí ganas de narrarles una escena del mundo en donde vive Vlad Dekar, mi personaje original, el cual he estado "roleando" ya por casi cinco años. Espero sea de su agrado.

-~-~-

Temprano por la mañana al pasar por el aserradero del bosque Dugald… Por allá en dirección donde se levanta Palala, el sol, desde el denso bosque ya se podía escuchar el sonido repetitivo que producía el choque de metal con metal. Una columna de humo de levantaba entre los frondosos árboles, revelando el lugar desde donde el ruido se originaba. El hecho quizá atraería la atención de los curiosos, pero los rumores de los ladrones que aparecían muertos al adentrarse en esa sección del bosque eran un factor suficientemente disuasivo para el público en general. Sin embargo, en el claro oculto tras decenas de ancianos robles, cedros y abedules, un herrero dedicaba su atención a la pieza de joyería que fabricaba. Vlad Dekar, el Sanguinario Berserker.
¨ No.529
1413092907401.jpg–(?.?KB., 421x451, Vladwarmth.JPG)
Un tipo de estatura media, atlético, de piel ligeramente morena, y de facciones firmes rematadas por una cicatriz que corría desde su frente hasta su mandíbula. Su mirada de color carmín sangriento y cabello castaño rojizo recogido al estilo de los guerreros orientales eran difíciles de confundir. Vestido con ropa ligera y cubierto por un grueso mandil de cuero, Vlad daba los toques finales a un brazalete de plata que cobraba forma, a merced del hábil manejo de sus herramientas. Transcurrida una hora de golpes y breves incursiones dentro del horno, la pieza estaba lista para pulirse. Sin embargo, un leve rugido estomacal precedió a la llegada de un joven dragón azul que juguetonamente chasqueaba sus fauces hacia su amigo humano.

Riendo, Vlad recibió a su visitante con unas palmadas en el cuello de la criatura. Era hora de almorzar y prepararse para viajar a los cuarteles de su banda de mercenarios. Dirigiéndose al interior de su humilde choza, recogió bastantes trozos de carne fresca procurada esa misma mañana, ofreciéndolos a su compañero alado.

"Come, Essadi. Debes estar hambriento. Hoy te quedarás a vigilar el hogar."

Dicho ésto, el herrero regreso al interior de su cabaña para lavarse un poco, antes de ataviarse con su armadura. Ciñó su gladio envainado a su cinturón y se colocó su morral en la espalda antes de recoger su escudo de la pared. Al salir, se despidió cariñosamente de Essadi, y emprendió el camino hacia el cuartel de los Halcones Incursores.
¨ No.530
1413094769582.jpg–(?.?KB., 900x1256, Vlad.jpg)
Caminando hacia el sur, Vlad pronto dejó el aserradero y el bosque detrás de él para acercarse a los alrededores de la ciudad de Dunbarton. Optando por una desviación, se vió plagado por recuerdos de los contantes rumores que eran parte de su mala fama en esa y otra ciudad cercana. Con un gran suspiro, sacudió la cabeza al rememorar varias de las murmuraciones de los ciudadanos.

"¿Sabías que el Berserker Sangriento destruyó la mansión de la baronesa Media Avesta de Medes hace dos años? Sí, llevó ahí a un súcubo violento para intentar justificar su ataque." "Escuché que suele matar a cualquiera que lo mire de mala manera si no hay testigos. ¡Qué horror!" "No sé cómo un ejército tan respetado como los Halcones puede tenerlo bajo control. ¿Qué estará pensando su comandante?"

Era cierto. Hacía un par de años, él aún no dominaba la ira berserker. Le causó bastantes problemas lidiar con el hecho de ser fácilmente provocado al ver a sus seres queridos en peligro. Pero ahora, sólo le quedaba seguir intentando ganarse la confianza de la gente. Su determinación era firme, y sabía que sus episodios de furia incontrolable eran cosa del pasado. Sin embargo, un grupo de siete hombres se dispuso a bloquear su paso. Vlad se detuvo y miró la pequeña congregación. Hombres armados, seguramente bandidos. El más repugnante de ellos dió un paso al frente y blandió su estoque, apuntando con él hacia el caminante para dirigirse a él:

"Hemos venido a pagarte el favor que le hiciste a nuestro camarada al matarle en el bosque. Sabemos que has sido tú."
¨ No.537
>>531
te saltaste la mejor parte!
justo cuando parecía que leería una escena de lucha, la dejas fuera
eso no me gustó
¨ No.2897
Dragón, un favor. ¿Puedes borrar el post 531 por mí? ya olvidé la maldita contraseña.

Voy a seguir el relato como se debe.
¨ No.2978
La pandilla buscó abalanzarse sobre el solitario aguerrido, algunos de ellos buscando penetrar los huecos entre las placas de acero, otro buscando distraerlo y tres rodeandole. Sin embargo, se detuvieron cuando en un parpadeo, dos de los ladrones que flanqueaban fueron destripados con un hábil tajo del gladio. la pausa sin embargo les perjudicó, ya que Vlad aprovecho para atravesar el cráneo del mercenario que tenía enfrente con su acero, sosteniéndolo por el brazo, asegurando la destrucción de la masa encefálica.

"No puede ser… ¿Tres?" - dijo el líder, antes de gritar horrorizado cuando su objetivo corrió a gran velocidad a por él.

"Cuatro" - murmuró Vlad al partir al ladrón principal en dos con un corte en arco vertical.

"¡CORRAMOS, ES UN MONSTRUO!" "¡SÁLVENME!"

Dejando la tizona y el escudo en el piso, el guerrero se dió la vuelta y corrió como un bisonte enardecido. Un momento pasó para que ya les pisara los talones, y de un salto, arrastró al piso a tres bandidos. Uno chilló al ser su tráquea apresada por los dedos del Berserker sólo para ser arrancada de forma brutal, con carótida y yugular. El otro se orinó encima mientras se arrastraba patéticamente hacia atrás, antes de que su cabeza fuera deformada y rota con un pisotón.
¨ No.2979
El tercero gemía de dolor, inmóvil en el piso. Su cadera se había partido en tres cuando recibió de lleno el peso de la armadura y su portador.

"No hay piedad…" Empezó a recitar Vlad, mientras de su mochila sacaba una flecha y un arco de metal que rápidamente ensamblo. El maleante que aún corría tropezó y volteó detrás de sí mismo, temblando de pánico al ver cómo le apuntaban.

"Para ningún criminal" - terminó, y soltó la tensa cuerda del arma. La flecha le entraría por la nariz a su víctima, y terminaría destrozando el bulbo raquídeo del hombre; estaba totalmente paralizado incluidos corazón y pulmones.

"P-p-por favor no me m-m-ma-m-mates… Nunca más lo volveré a hacer…"

Limpiándose la sangre de la armadura, el ermitaño se volvió hacia el último sobreviviente. Con lentos y ruidosos pasos, recortó la distancia que los separaba. El saqueador lisiado empezó a llorar y a suplicar más por su vida hasta que sintió el ambas mejillas el frío del metal; un agarre que lo elevó por el piso.

"No hay piedad. Vete. Haz lo que te plazca… Sabiendo que sigo aquí. Sabiendo de lo que soy capaz. Que a la mínima equivocación saldré a cazarte, y no hay lugar en el mundo en que te puedas esconder de mí. Incluso en tus sueños te acecharé por siempre. ¿Creíste que podías ir y abusar del supuesto descuido de un herrero que vive solo? ¿Que sería fácil vivir una vida de hurto y te harías rico? Ahora sabrás cuál es realmente el precio de tus decisiones…"
¨ No.2996
Debido a que estoy lejos de mi cueva por una emergencia, aburrido y con acceso solamente a una vieja laptop, me dieron ganas de escribir un relato erótico para /art/.

Por favor tomen en cuenta que estoy escribiendo en una laptop con teclado gringo, así que seguramente tendré muchas faltas de ortografía. Dicho esto, aquí tienen un intento de darles una noche agradable.

|-|-|-|-|-|-|-|-|

El calor nocturno del solsticio de verano era razón suficiente para provocar el abarrotamiento del único bar de Krisfald, un pueblillo de viajeros. Paso obligatorio para todo aquél que deseaba viajar de la costa a la capital, proveía las suficientes comodidades para toda persona que se detuviera en la localidad. No era raro que a menudo se acostumbrarse tener todo tipo de comunicación o relaciones pasajeras con gente de todos lugares. Ya fuese por placer, negocios u otros propósitos, Krisfald era popular para todo aquél que buscase algo con alguien más.

Borrar Post